Trump rompe otra vez el protocolo real británico al tocar a la reina Isabel II

Foto AFP

Facebooktwitterinstagram

La monarca no se inmutó ante el gesto de su invitado.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al parecer ha vuelto a romper el protocolo real británico, al tocar a la reina Isabel II tras pronunciar un discurso durante el banquete en el palacio de Buckingham este 3 de junio.

“Su majestad, Melania y yo estamos profundamente honrados de ser sus invitados en esta histórica visita de Estado”, ha declarado Trump y continuó: “Gracias por su cálida bienvenida, por este hermoso clima, su amable hospitalidad y las casi siete décadas de amistad atesorada de su majestad con EE.UU.”

Al concluir su intervención, el presidente de EE.UU. brevemente tocó la espalda de la monarca británica con su mano izquierda. La reina Isabel II no se inmutó ante el gesto de su invitado.

No es la primera vez que el presidente estadounidense rompe el protocolo real británico. Ya lo hizo incluso antes de empezar su visita oficial a Londres. Así, el comunicado de la Casa Blanca en el que el mandatario confirmaba la aceptación de la invitación de la reina Isabel II y precisaba detalles formales acerca de sus planes de viaje contiene un error en la forma en la que se dirige a la monarca. Un error que no pasó desapercibido para internautas y periodistas.

“El presidente Donald J. Trump y la primera dama Melania Trump aceptaron la invitación de Su Majestad Real la reina Isabel II para visitar el Reino Unido del 3 al 5 de junio de 2019”, reza el documento. El error estriba en que cuando se hace referencia a la monarca, debe hacerse como ‘su majestad’, y no como ‘su majestad real’.

También en julio pasado, Trump protagonizó un momento incómodo al romper el estricto protocolo británico caminando por delante de Isabel II mientras ambos se disponían a ‘pasar revista’ a los guardias reales durante su visita oficial al castillo de Windsor. El mandatario, quien echó a andar sin esperar a la reina, se detuvo un instante, dándole la espalda y buscándola con la mirada, un hecho que confundió a la monarca, quien pareció no entender el incumplimiento del protocolo.

Facebooktwitterinstagram

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *