Europa vive el golpe más fuerte de la ola de calor

Facebooktwitterinstagram

La ola de calor que enciende las alarmas en gran parte de Europa alcanzará sus máximas este jueves, con récords de temperatura previstos en Francia, Alemania y Holanda, donde el mercurio podría superar los 40 °C.

Francia declaró por segunda vez en menos de un mes una alerta roja por calor en gran parte del noreste del país, donde se pronostican máximos de hasta 43 °C.

La alerta roja, la más grave de una escala de cuatro, que implica una “alerta sanitaria” para todos los ciudadanos, fue activada por primera vez en junio pasado en cuatro departamentos del sur.

Los meteorólogos prevén que París rompa su récord de calor histórico [40,4 °C de 1947] este jueves, aunque es poco probable que se supere el récord de calor en Francia, de 46 °C a finales de julio, durante este episodio canicular.

En París, los usuarios del metro tenían que soportar temperaturas asfixiantes para ir a trabajar.

“Hace muchísimo calor en el metro, es insoportable. Hay muchísimas personas, no hay aire acondicionado y estamos los unos encima de los otros”, suspira Petra Ulm, una austriaca de 34 años instalada en Francia.

En la escuela de verano parisina Constantin Pecqueur, cerca de Montmartre, se anularon las excursiones para los niños de 3 a 6 años. “Les pedimos a los niños que vinieran con sus trajes de baño, vamos a jugar juegos de agua en el patio”, explicó un empleado.

Desde la canícula de 2003, la peor de la historia de Francia con 15.000 muertos, las autoridades hacían hincapié en los riesgos para las personas vulnerables, sobre todo ancianos y niños, pero este año extendieron las advertencias a toda la población.

Hidrocución, hipertermia durante un esfuerzo físico o un golpe de calor dentro de un coche caliente… “Por encima de 37 °C, nuestro cuerpo hace un gran esfuerzo para enfriarse” y con un esfuerzo físico, “aumentamos considerablemente el riesgo de que aumente la temperatura corporal”, explicó la ministra de Salud, Agnès Buzyn.

– Evacuación de peces –

Alemania, que alcanzó el miércoles su máximo histórico de calor, con 40,5 °C registrados en el oeste del país, podría romper un nuevo récord el jueves con temperaturas que rozarán los 41 °C a lo largo del río Rin.

Al menos cuatro personas han muerto ahogadas en lagos o ríos en ese país, donde muchos buscan refrescarse.

La ciudad de Herne (oeste) anunció que evacuará a todos los peces de los estanques de la ciudad el viernes para salvarlos, ya que debido al calor, el contenido de oxígeno en el agua se reduce considerablemente. Los peces serán liberados en el Rin.

Holanda se prepara también a romper un récord de calor, con pronósticos de 40 °C para esta tarde en el este del país.

El municipio de Noordenveld (norte) anunció en Twitter que salará las carreteras en los próximos días, una técnica normalmente reservada para el invierno. El propósito es enfriar el asfalto para evitar que se derrita y se vuelva pegajoso, lo que podría causar posibles accidentes.

La estación local de radio y televisión Omroep Brabant lanzó un experimento inusual. Colocó un bloque de hielo de 30 kg fuera de sus oficinas desde alrededor de las 05H00 GMT. ¿Cuánto tiempo tardará en derretirse? ¡Se lanzan las apuestas! Las personas que encuentren la respuesta correcta recibirán un premio “divertido”, prometió. La evolución del bloque de hielo es transmitida en directo en Facebook.

– Un niño muerto en Austria –

En Austria, donde se espera un pico de 38 °C, un niño de tres años murió de deshidratación. Fue hallado inconsciente el lunes en un vehículo estacionado bajo el sol.

En el Reino Unido, según el servicio meteorológico nacional, hay un 60% de posibilidades de que el mercurio se eleve por encima del récord de temperatura actual de 38,5 °C.

El calor podría desencadenar tormentas eléctricas con retrasos en los viajes en trenes, inundaciones repentinas y cortes de electricidad.

Los servicios de emergencia alertaron a la población de los peligros de refrescarse de forma brusca en lagos, ríos o el mar después de que los cuerpos de tres personas fueran sacados del agua el miércoles.

En cambio, en España las temperaturas descendían el jueves a valores normales para el verano y sólo 6 de las 50 provincias del país seguían en alerta naranja (que significa “riesgo importante”), según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Las temperaturas más altas se esperan en el noreste del país, donde el mercurio puede alcanzar los 41º C en ciudades como Zaragoza. Esta zona, en torno al valle del Ebro, también se encuentra en alerta amarilla debido a fuertes tormentas.

En los últimos 2.000 años, las temperaturas mundiales nunca han aumentado tan rápidamente como ahora, según datos publicados el miércoles en dos estudios separados en las revistas Nature y Nature Geoscience.

Facebooktwitterinstagram

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *