El “Curador de la homosexualidad” se divorció y reconoció su atracción por los hombres

David Matheson pertenecía a la religión mormona y estuvo casado durante 30 años con una mujer en el estado de Utah, Estados Unidos.

David Matheson (54) es miembro de la iglesia mormonay estuvo casado durante 30 años con una mujer en el estado de Utah, Estados Unidos. Era conocido dentro de la comunidad religiosa por sus “terapias para homosexuales”, un “tratamiento” que busca cambiar la orientación sexual de las personas o su identidad de género.

En estas sesiones, realizaba diversas prácticas como lecturas de atracción sexual, oración, desarrollo de la relación personal con Dios y Jesucristo, y voluntariado, para así poder “convertirlos en heterosexuales”.

Rich Wyler, su compañero religioso con el que creó un de sus más conocidos programas de “terapia de conversión para gays”, fue quien delató la verdadera opción sexual del hombre, publicando en un grupo de Facebook la noticia.

Según informó El Mundo, a partir de la traición de su colega, David decidió publicar un mensaje en la misma red social declarando el nuevo proyecto de vida que seguiría de ahora en adelante.

“Hace un año me di cuenta que tenía que hacer cambios importantes en mi vida y que no podía mantener mi matrimonio durante más tiempo. Me di cuenta que tenía que reafirmarme como gay“, fue la primera frase que impactó a la comunidad mormona de la ciudad.

En la religión mormona, cuya sede principal se encuentra en el estado de Utah, ser homosexual no es pecado, siempre y cuando no se actúe al sentirse atraído por alguien del mismo género. A partir de eso, se crearon centros de “conversión o reparación” donde se “curaban” a las personas que se sintieran atraídas por el mismo sexo.

Relató que desde hace años la relación con su esposa se deterioró y poco a poco se percató que amar a un hombre era una “necesidad no negociable”. Además, aceptó que su visión errónea de la vida lo hizo actuar en contra de varias personas y hacerles daño.

“Yo solía estar atrapado en mi propia prisión ideológica. Sé que mi trabajo ayudó a muchos, mucha gente porque me lo han dicho. Pero estoy seguro que también he hecho daño a otras. No es que me disculpe, pero cualquier deficiencia que tuve como terapeuta vino de una visión demasiado estrecha de lo que “emocionalmente saludable” puede parecer. 

Vinieron de mi propia homofobia y estrechez de miras. Lo siento mucho por esos defectos y el daño que seguramente han causado a algunas personas. Y lo siento por la confusión y el dolor que mi elección puede estar causando a los demás“, reiteró.

David dice que vivir una “vida solitaria y celestial simplemente no es factible para él, por lo que está buscando un compañero masculino“. Ha pasado de la “bisexualidad a ser exclusivamente gay”, afirma en el texto.

Fuente: adnradio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *