Detenido por los ataques en Nueva Zelanda compareció ante la justicia

Facebooktwitterinstagram

En su llegada a la audiencia, el acusado hizo un gesto con las manos propio de los grupos de supremacía blanca.

Uno de los detenidos por los tiroteos contra dos mezquitas en Nueva Zelanda en los que murieron 49 personas compareció este sábado (viernes en Chile) ante un tribunal al día siguiente de la masacre en la ciudad de Christchurch.

El sospechoso, identificado como Brenton Harrison Tarrant, un australiano de 28 años, fue acusado de momento de un asesinato durante la matanza, en la que también resultaron heridas de bala 48 personas, incluidos niños.

El presunto autor, con ropa blanca y con grilletes en las manos y los pies, hizo un gesto con las manos propio de los grupos de supremacía blanca flanqueado por dos policías en el tribunal del distrito de Christchurch.

Los ataques se produjeron a primera hora de la tarde en dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país, en el día del rezo musulmán del viernes.

Un total de 41 víctimas murieron en el tiroteo en la mezquita Al Noor, mientras que otros siete fallecieron en la de Linwood y otra persona fue declarada muerta en el hospital.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, que ayer calificó los tiroteos como un “ataque terrorista”, dijo hoy que el acusado tenía dos fusiles semiautomáticos y dos escopetas con licencia y se comprometió a cambiar las leyes sobre tenencia de armas en el país.

“El individuo acusado de asesinato no llamó la atención de los servicios de inteligencia -ni la policía- por extremismo”, indicó la mandataria, quien agregó que tampoco tenía antecedentes penales.

De los otros tres detenidos ayer, Ardern señaló que uno fue liberado sin cargos y que otros dos están siendo investigados por la policía.

Un atacante, con ropa militar, grabó durante 17 minutos la matanza en una de las mezquitas y lo retransmitió en directo en Facebook, donde se podía ver cómo disparaba a bocajarro contra numerosas personas y cambiaba al menos dos veces de cargador.

El supuesto responsable también colgó un manifiesto en las redes sociales con ideología extremista y proclamas contra los musulmanes los inmigrantes.

36 minutos tardó la policía en detener al atacante

En paralelo, la Policía neozelandesa dijo este sábado que tardó 36 minutos en detener a Brenton Tarrant tras recibir el aviso del ataque.

“Llegamos a la escena en las mezquitas bastante antes. (Los 36 minutos) fue el tiempo desde el aviso inicial del incidente hasta que tuvimos al sospechoso bajo custodia”, dijo en conferencia de prensa el comisionado de la Policía, Mike Bush.

Las otras dos personas permanecen bajo custodia mientras son investigadas por la Policía neozelandesa, que según el comisionado cuenta con la colaboración de las agencias de seguridad e inteligencia australianas.

Bush indicó que de momento la Policía no busca a ningún sospechoso más por los atentados del viernes, aunque precisó que “esto no significa que no los haya”.

“No tengo información de inteligencia sobre una inminente amenaza pero no asumiría nunca nada en una situación como esta”, subrayó el comisionado, que reiteró que la Policía no tenía fichado al atacante y aseguró que este no tenía antecedentes.

“Hasta este momento esta persona no nos era conocida. No era alguien de interés para ninguna jurisdicción”, señaló.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *